Nada me salía cuando intentaba hacer cosas con el movimiento hasta que dejé que el movimiento me hiciera cosas a mí.

La danza es eso que entra en el cuerpo y dice algo al oído de cada célula, dice: "muévete así". Cuando escuchamos con con cuidado, algo (podemos llamarlo una narrativa? un paisaje emocio-espacio-temporal?), esta cosa, se despliega en el cuerpo y el espacio. Hemos sido usados como mero cable conductor para que ocurriera esta explosión, contorsión, distorsión, particular.

Aprender a bailar significa entrenar las células de mi cuerpo para que escuchen muy bien lo que el movimiento les dicta, y obedecer. Cuando no podemos o no queremos escuchar más palabras y su lógica racional, aparece a veces la pureza del movimiento, y nos salva.

Trabajo con danza como alguien que se mueve, que pinta y escribe. Desde dentro hacía fuera y al revés, uniendo la plasticidad de los cuerpos con la de la música, el color y la forma. 

Haz click aquí para ver mi CV.